Photoshop se ha convertido en un aliado indiscutible en cualquier negocio.

Para todos es bien conocido que la herramienta Photoshop es una de las imprescindibles dentro de cualquier negocio. El gran potencial de esta herramienta y el conocimiento de aquél que la utiliza, pueden ser claves en algunos aspectos de la organización.

La era digital ha abierto innumerables puertas y ha ampliado otras, y el diseño gráfico es una de ellas.

Hoy en día, podemos afirmar que prácticamente cualquier revista/periódico online utilizan photoshop en sus publicaciones. Ya sea edición u otro fin. Pero no sólo este tipo de negocios, ya que la venta de productos, merchandising, publicidad y una infinidad de disciplinas, necesitan de los servicios de nuestro gran amigo: Photoshop.

La era digital ha abierto innumerables puertas y ha ampliado otras, y el diseño gráfico es una de ellas. Dicho esto, tenemos que recordar que cualquiera puede aprovechar lo que nos ofrece la herramienta Photoshop, pero que sin unos conceptos básicos y unos conocimientos previos, es difícil sacarle el máximo jugo al software.

A modo de iniciación, vamos a compartir contigo unos conceptos básicos de fotografía y edición de fotos, para que te animes a seguir profundizando en ello.

En primer lugar, tenemos que saber que no existe una fórmula secreta para sacar la foto perfecta, pero que sí existen determinados “truquillos” para que tu foto se optimice. El concepto exposición es algo que tenemos que conocer previamente de sacar fotos. Una imagen realizada en un escenario con exposición 0, se verá mucho mejor que si su valor es inferior o mayor. Tenemos que diferenciar la exposición general y la puntual (la que existe en un determinado punto del escenario) e ir reculando éste valor para que nuestra imagen se acerque lo más posible a la exposición 0. El valor de exposición de nuestro escenario te lo muestra la mayoría de cámaras digitales y será tarea nuestra recular determinadas variables para que dicho valor sea el adecuado. Tenemos que saber que en un escenario donde existan zonas con alta exposición y zonas con bajas exposición, tenemos que ajustar los valores de ésta en el llamado “gris neutro” (punto donde no exista ni muchas luces altas ni muchas luces bajas). Para ajustar esta exposicion son tres las variables que hemos de manejar:

  • El diafragma: Actúa como la pupila del ojo. Cuanto más abierto, más luz entra. Existe una escala para recular dicha variable.
  • Velocidad de obturación: Espacio de tiempo que nuestro diafragma se abre. A menor tiempo, menos luz entra. Tambíen tiene su propia escala, pero es recomendable no bajarla de 1/60 si la foto se va a realizar a mano alzada.
  • El ISO: Sensibilidad del sensor, valga la redundancia. A mayor sensiblidad, más luz entra. Pero ¡ojo!, tambíen se crea más ruido y por tanto no es recomendable aumentar mucho esta variable.

Conociendo estas tres variables y su función (y consecuencias), podemos recular la exposición de nuestra imagen y que sea lo más cercana a 0. De ese modo, obtendrás una imagen más adecuada.

Por otro lado, podemos hablar de la unidad básica de todas las imágenes: el pixel. A menudo oyes hablar de esta variable, ¿pero realmente sabes lo que es? El pixel es una unidad de espacio en realidad; la menor unidad homogénea en color de una imagen. Pero para hablar de píxeles tenemos que hablar del concepto resolución. No es lo mismo la cantidad de píxeles que contiene una imagen que su densidad de pixeles ppp (píxeles por pulgada). Los píxeles están tanto en el sensor como en las pantallas, es decir, no sólo cuantos píxeles soy capaz de capturar, sino cuantos píxeles soy capaz de mostrar. Para entender el concepto resolución podemos hablar de un sencillo ejemplo: los mismos píxeles en pantallas de distinto tamaño. ¿En dónde se verá mejor? En la más pequeña ¿Por qué? Porque está mostrando la misma cantidad de píxeles en un espacio menor y por tanto su densidad de píxeles será mayor (más píxeles por pulgada).

Photoshop se ha convertido en una herramienta imprescindible hoy en día.

Empecemos ahora a hablar de Photoshop. Como todos sabemos, es una potente “arma” de diseño gráfico. Este software nos permite realizar ajustes básicos (y no tan básicos) de nuestras fotografías. Regular los valores de la exposición, la luminosidad, la saturación, recortes, modular las curvas, y un larguísimo etcétera. También podemos editar nuestra fotografía en formato RAW, lo que nos va permitir una ajuste de los valores anteriores mucho más amplio, y por ende, una edición más completa y profesional. Para la publicidad online, podemos crear banners o cabeceras, por ejemplo. Esto se hace con las herramientas de adaptación de tamaño, recorte, herramientas de lazo, etc. En el diseño gráfico, un mismo ejercicio se puede realizar de múltiples formas, y será la creatividad del diseñador la que juegue un importante papel. Para los magazines, periódicos, diarios y este tipo de publicaciones, la herramienta de licuado es una gran aliada. Con ella podemos moldear la imagen a nuestro gusto (con paciencia y sutileza) y “adornar” las fotos a nuestro interés (agrandar labios del actor/actriz, adelgazar o engordar, aumentar tamaño, etc.). La herramienta de clonar tambien es buena amiga si queremos  “eliminar” de la foto ciertos elementos, o duplicarlos; según la utilicemos. Muy útil para hacer desaparecer “intrusos” molestos en nuestra fotografía. También podemos integrar texto en la imagen y darle diferentes animaciones. Si te gustaría hacer memes, esta es tu herramienta.

Aquí sólo os hemos contado conceptos básicos de este complejo y bonito mundo. Es tarea vuestra invetigar mucho más a fondo y conocer todo el potencial que esta herramienta acoge en su interior.

Resumen
¿De que va?
Photoshop: Amigo imprescindible
Escrito por
Nombre del publiser
Alejandro Romero Lopez
Publisher Logo